Belén viviente de San Roque

En la localidad de San Roque hay un nacimiento creado en las mismas calles alrededor de la iglesia.

 

 

 

Las casas encaladas, el suelo cubierto de restos vegetales y adornado con hojas de palmas y mantas puestas en medio de la calle para proteger del sol a los transeúntes crean un escenario bello y acogedor.

 

 

 

Hay puestos de venta de vino, pestiños y borrachuelos hechos ahí mismo, que con los villancicos flamencos te invita a parar y consumir para luego seguir el camino.

 

 

 

Casi todo el pueblo participa en la fiesta y colocan su puesto y algunos hasta sus animales de campo.

 

 

 

 

La visita termina en la puerta principal de la iglesia, pero puedes bajar la calle San Felipe y disfrutar de las luces en el paseo de la ciudad.

 

 

Fotografías de @cuvi

 

 

Fuerte de San García

Los restos del fuerte están situados en la Punta San García de donde toma su nombre, y fue construido para defender la ciudad de Algeciras en el siglo XVIII igual que el baluarte de Isla verde:  Baluarte de Isla Verde

En aquella época Gibraltar había caído en manos de los británicos y se podía temer un contraataque a las costas y puertos por parte de la marina británica mientras estaba la colonia sitiada.

Desde cerca los restos no son muy claros por el denso matorral que domina el terreno, por eso me he ayudado de la aplicación de Google Earth para ver con más claridad el yacimiento y con el plano del fuerte extraído de Wikipedia:   Fuerte de San García , editado con Photoshop lo he superpuesto para ver mejor lo que fue el castillo.

Partes de las murallas han caído hasta el nivel del mar por la erosión que producida por los temporales.

El lugar es tan estratégico que el fuerte tuvo que ser demolido para no caer en manos de los franceses años después cuando estaban en guerra con España.

A mediados del siglo XX la Punta de San García fue fortificada por multitud de fortines para defender la Bahía de una posible invasión Aliada.

Algunos de los fortines son para bocas de ametralladoras y otros para piezas de artillería.

Ahora mismo la Punta de San García es un parque natural y se han dejado como estaban todos los elementos defensivos hasta una posible restauración.

Fotografías de @cuvi

 

 

Baluarte de Isla Verde

Era una isla que estaba a unos 600 metros de la costa de Algeciras y en ella se construyó un baluarte defensivo para frenar los ataques de los buques británicos que asediaban la entrada del puerto de la ciudad.

 Esta pequeña fortaleza junto al baluarte de San García y la Torre Almirante que estaban a las afueras de la ciudad, eran las defensas de Algeciras.

Fuente de este plano:  Fuerte de Isla Verde

Las defensas se fueron reformando desde el siglo XVIII hasta a mediados del siglo XX para la defensa de la bahía por un posible desembarco aliado en la Segunda Guerra Mundial.

En esta fotografía se puede observar las troneras construidas en los años 40 para la defensa de la Bahía de Algeciras.

Dentro de las reformas se montó el pequeño Faro a principios del siglo XIX cuando se dejó de usar la isla militarmente.

Actualmente se encuentra dentro de las instalaciones del puerto. Se ha aprobado una inversión de más de 800 mil euros para restaurar las antiguas murallas que fueron desapareciendo con el paso del tiempo para intentar conseguir dejarla como estaba hace trescientos años en la época de los grandes navíos de línea.

Fuente de los montajes: Google earth

Fotografías de @cuvi

El Puerto de Algeciras

 

 

  Es tan antiguo como la misma ciudad si no más. Los puertos han sido siempre una de las principales fuentes de ingresos y entrada de alimentos de las ciudades costeras además de proteger las embarcaciones de las inclemencias del tiempo en la mar. A eso también le ayuda su ubicación dentro de la bahía.

 

 

 La lonja repleta de pescados y mariscos fue la primera actividad comercial que se instaló dentro, el tráfico de pasajeros y más tarde la recepción y el envío de multitud de productos.

 

 

La estiba de productos se ha modernizado de tal manera que las pequeñas grúas han sido desguazadas y se han montado las más grandes que existen en la actualidad, además de dragar el fondo de los diques para poder trabajar con los buques de mayor calado, Los colosos «Triple E» que pueden transportar 18 mil contenedores.

 

 

En la actualidad es el primer puerto de España en volumen de mercancías y de los primeros del mundo en pasajeros con más de 350 mil al año. Las inversiones hacen que el puerto no pare de crecer notándose en la actividad frenética dentro y alrededores de él.

 

Fotografías de @cuvi

Ginkgo biloba

 

Es uno de mis árboles preferidos al tener sus hojas un color verde intenso y una forma muy peculiar. En otoño las hojas amarillean que le dan un aspecto dorado.

 

Es un árbol de hoja caduca original de china y es considerado un fósil viviente ya que se ha encontrado hojas y ramas de ginkgo petrificadas con cientos de millones de años. El árbol fotografiado está en el jardín botánico de Madrid.

 

 

Hay árboles masculinos y femeninos (dioicos).

 

 

Considerado en Oriente un árbol con muchas facultades curativas y medicinal. Un ejemplar sobrevivió a la explosión de la bomba atómica que lanzó Estados Unidos en Hiroshima en 1945.

 

 

Se me antojó y busqué un pequeño Ginkgo para mi jardín, que lleva varios años alegrándome la vista.

 

 

Fotografías de @cuvi.

Agradables sensaciones

¿A quien no le gusta viajar? Supongo que hay gente a quien no le gusta, pero la sensación que da ver cosas y lugares nuevos lo llevamos todos muy dentro. De cuando éramos nómadas, buscando tierras fértiles y ricas en alimentos. Supongo que es así.

Además está la aventura de alejarse de la seguridad del hogar. Os parecerá una tontería, pero puede causar un pellizco en el vientre el pensar de alejarse de los seres queridos si el viaje va a durar mucho. Hay personas que no se quieren separar ni de su inodoro.

Todo eso merece la pena si lo que ves, oyes, y respiras, además de lo que vas a comer es satisfactorio.
A mi todas las sensaciones que provocan viajar son agradables, y la vuelta a casa también.
La vuelta a casa está incluida en el viaje por mucho que dure y puede ser la mejor experiencia si algo no ha salido bien.
Y aquí me siento en casa.

Fotografías de @cuvi.